LLAMA CORRAL

LLAMA CORRAL
Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir

Llamacorral es un pequeño conjunto ubicado en el lado sureste de la laguna. Está conformado por tres muros circulares concéntricos (12 m de diámetro en total), cuyos accesos se hallan perfectamente alineados: en el cerco interior, se halla un pozo (Benozzi 2009). La configuración de las paredes del pozo es bastante singular: semejante a un embudo con forma de espiral, como si hubiese sido modificada por la acción del agua.

Los tres muros concéntricos están concebidos de modo que el exterior es más alto que el mediano y este, a su vez, es más alto que el muro interno. La altura de las tres paredes se ha conservado por completo, como lo demuestran los fragmentos de losas que se pueden apreciar en ciertas partes de la estructura.

Se supone que la altura variada de las paredes servía para sostener un techo inclinado hacia el centro de Llamacorral, donde se ubica el pozo que podría haber funcionado también como un almacén para el agua de la lluvia. Es probable que la estructura fuese utilizada por personajes de rango y que estos recorriesen los cercos exteriores, ya que la altura del techo permitía andar agachados (en el cerco central, la altura del techo no sobrepasaba el metro). Esta idea se vislumbra gracias a que, en la superficie de lo que se identifica como un apisonado, se encontraron restos de cuentas de collar y pocos fragmentos de cerámica no diagnósticos, abandonados arriba del piso. 

 El hallazgo más importante ha sido la ofrenda intencional de la valva inferior de una concha (Spondylus princeps). De estos datos, se infiere que se celebraban rituales por parte de oficiantes de alto rango en la estructura. El conjunto arqueológico es conocido por los pobladores como un lugar sagrado debido a los «awilitos»:12 de la estructura, en los tiempos antiguos, salieron rebaños de llamas blancas.

Este lugar estaba conectado con la laguna por medio de una escalera por la cual guía el agua. Como se mencionó anteriormente, la forma del pozo es compatible con la presencia de agua, que quizás pudo haber brotado de una falda subterránea, actualmente agotada.No es insensato, con respecto a la presencia de agua en la estructura, formular la hipótesis de que esta fuese un reservorio de tipo especial, cuya función era no tanto almacenar el agua, sino recolectarla para después hacerla confluir hacia afuera. Esta hipótesis podría ser confirmada por la presencia de lo que ha sido identificado como un canal de desagüe que atraviesa las aberturas que se encuentran en los tres muros concéntricos que conforman la misma estructura. Además, Llamacorral ha sido construido siguiendo el perfil natural de la colina que se ubica al noreste.

Sin embargo, ¿a qué época se remonta Llamacorral? Es difícil de afirmarlo. Seguramente, fue frecuentado de forma intensa durante la primera época colonial, cuando ocurrió un gran incendio que se pudo documentar a través del fechado radiocarbónico. Confrontando los fechados del incendio con aquellos obtenidos del tejido de la tumba de Ishla Ranra, se puede concluir que la zona fue frecuentada durante el mismo lapso temporal; es decir, aproximadamente a partir del Horizonte Tardío hasta la primera época colonial.

FOTO 360° LLAMACORRAL

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on whatsapp
Compartir
Ir arriba