ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL NOMBRE CHAVÍN

ORIGEN Y SIGNIFICADO DEL NOMBRE CHAVÍN

El nombre del lugar y de la Cultura Andina que se desarrolló en Huari, tiene un hondo significado mítico.

La palabra «Chavín» tiene su origen, al parecer, en el vocablo quechua Chaupín, que significa «mitad», «medio» o «centro del centro» de cosas o lugares o tiempos u obra. Para muchos pueblos andinos del mundo antiguo, Chavín se convirtió en el centro del universo; lugar mágico sagrado de obligada peregrinación, pero también cultural, que irradió su sabiduría a las sociedades vecinas y remotas.

El connotado Arqueólogo Luis Lumbreras, dice: «Roma era el centro del mundo» yen tiempo de los incas, Cusco era «ombligo del mundo»; el nombre de «Chavín» podría ser una deformación de Chawpin, que en runasimi quiere decir «en el medio», «en el centro» y de este modo habría una identificación entre el nombre y el carácter del lugar».

Acerca del carácter del lugar, el Padre carmelita Vásquez de Espinoza, que habría visitado las ruinas de este templo en el siglo XV11, lo describió de la forma siguiente: «Santuario de los más famosos de los gentiles como entre nosotros Roma o Jerusalén, a donde venían los indios a ofrecer y hacer sus sacrificios».

Según la opinión de Mircea Eliade, el hombre primitivo entendía por «centro»: 1. La Montaña Sagrada -donde se reúnen el cielo y la tierra- se halla en el centro del mundo. 2. Todo templo o palacio, y por extensión, toda ciudad sagrada o residencia real- es una «montaña sagrada», debido a lo cual se transforma en centro. 3. El templo de la ciudad sagrada es considerado como punto de encuentro del cielo con la tierra y el infierno.

Resumiendo podemos decir que «centro» es el espacio hierofánico donde tuvieron lugar las revelaciones primordiales, en los que el hombre fue iniciado en la manera de vivir, cazar, pescar, recolectar, alimentarse; etc.

El precioso legado de la cultura Chavín, sin lugar a dudas, constituye el Complejo Arqueológico de Chavín de Huantar, que se está revelando en toda su magnificencia por el trabajo de escombramiento que han llevado a cabo los preclaros arqueólogos Amat y Lumbreras.

Asimismo, sus litoesculturas y ceramios, todos ellos adornados con representaciones simbólicas de la serpiente, el puma y una falcónida.

«El templo -dice Luis Lumbreras- estaba adornado con esculturas, tanto en el interior como en el exterior., se han encontrado al menos tres grandes grupos de esculturas: definición arquitectónica, defunción ornamental y de función cultista. Todas ellas están, indudablemente al servicio de intereses religiosos. El Olimpo lítico de Chavín revela, por cierto, la concepción del mundo de quienes tallaron las piedras, también indica el alto nivel tecnológico que alcanzaron los artesanos de Chavín y’ su capacidad creadora y estética. Los dioses iníciales revelan el poder y la fuerza en forma sencilla, pero el tiempo los hace complejos e incomprensibles».

La tecnología artística y la evolución del concepto cosmogónico de los chavinos, está plasmado en tres litoesculturas; el Lanzón, la Piedra Raimondi y el Obelisco Tello. Estos tres mudos e indescifrables testimonios seguirían así, si no se hubiera conservado una gran cantidad de mitos en Huari y Nepeña, hasta donde irradió la cultura.

 

También te puede gustar

Ir arriba